Juan Martín Del Potro: “Mi rodilla no es compatible para jugar el tenis. Quiero mejorarla para vivir”

Tras caer en dos sets ante Federico Delbonis y despidirse prematuramente del Argentina Open de tenis, Del Potro anunció que en “estos días decido si voy a Río de Janeiro”, en donde tenía previsto participar en el ATP 500 que empezará el lunes y que podría marcar la despedida de su carrera deportiva.

“Estos días decido si voy a Río de Janeiro. Corrí más de lo que imaginaba y ahora mismo no lo tengo claro” sostuvo el tandilense, en la conferencia de prensa posterior al último encuentro de la jornada en el Lawn Tennis Club.

Del Potro, el jugador que supo conquistar el corazón de la mayoría de los aficionados al tenis en la Argentina, perdió por 6-1 y 6-3 ante Delbonis (42 en el ranking mundial ATP), pero más allá del tropiezo lo que más le ‘dolió’ es el estado de su maltrecha rodilla derecha, la misma que atravesó cuatro cirugías en los últimos dos años.

“Mi rodilla no es compatible para jugar el tenis. Quiero mejorarla para vivir” expresó el campeón del Abierto de los Estados Unidos 2009 y el integrante del equipo campeón de Copa Davis 2016.

“Hoy es un punto y aparte, el tenis queda a un costado hasta que pueda poner las cartas sobre la mesa e intentar de nuevo”, explicó.

“Lo que está claro es que después de Río (de Janeiro) haré un parate, si es que voy”, insistió ‘Delpo’, quien obtuvo una invitación especial para formar parte del certamen brasileño, que otorgará un acumulado de 1.815.000 dólares en premios.

“Traté de ser claro que dije que era más una despedida que una vuelta al circuito, porque la rodilla me lo marca así”, describió.

“O jugaba acá (por Buenos Aires) o paraba para buscar otra alternativa para que la rodilla me sirva para mi vida, no ya para el tenis”, amplió.

Del Potro también se refirió a la emoción que representó presentarse en el escenario del barrio de Palermo ante casi 5 mil espectadores, con una afluencia que hizo recordar a aquellos compromisos de Copa Davis cuando Guillermo Vilas lideraba el equipo argentino. “Ver la cancha como la vi es el mejor premio que me podía faltar, para terminar esta etapa. Soy un privilegiado por lo que viví en una cancha de tenis”, reflexionó.