Jeremías Zuttión y su nueva experiencia en la Academia Torrejón Basketball, en España

El técnico paranaense entrena y vive con jugadores de Brasil, México, Senegal, Suiza, Mali, Congo, Rusia y Estados Unidos, entre otros países. “La diversidad cultural que tengo a mi alrededor es de no creer. Es una oportunidad de vida. No sé si va a durar mucho o poco, pero lo vivo al máximo”, contó.

El ex entrenador de Ciclista y Talleres de Paraná, y La Unión de Colón hoy es parte del staff de la Academia Torrejón Basketball, en Torrejón de Ardoz, ciudad ubicada a 30 kilómetros de Madrid.

Desde principio de año, el “Colo” es parte de un proyecto ambicioso, una Academia que recluta y cuenta con jugadores juveniles de proyección de todas partes del mundo. Trabaja junto a otro paranaense, Flavio Sosa, en una experiencia por demás enriquecedora.

-¿Cómo surgió esta posibilidad?

-Estaba en Bolivia dirigiendo y mi novia ganó una beca para estudiar en Alemania. Con la idea de acortar distancia pensaba viajar para estar un mes en Europa. Me comuniqué con Flavio Sosa que ya estaba en España y me comentó que había en la Academia necesitaban profesores. Le dije que sí. Volví a la Argentina, vendí el auto, junté unos pesos y me fui. Una locura, todo rápido. Hoy estoy disfrutando de una experiencia increíble.

-¿Cómo funciona la Academia?

-Acá los clubes trabajan con el reclutamiento de jugadores. Hay dos formas de hacerlo: como jugador pagás un arancel mensual para ser parte del proceso o tenés talento y la academia te beca. Es como si un club de Entre Ríos tiene su propia Academia. Los que abonan el arancel o los becados reciben entrenamientos, competencia, casa, comida, gastos administrativos del colegio…Todo.

-¿Y en tu caso, entrenas y vivís con algunos de los jugadores de la Academia?

-Exacto. La Academia tiene 3 casas. Hay chicos de Chile, Brasil, Perú, México, Senegal, Suiza, Mali, Congo, Rusia, Estados Unidos, y otros países. Yo vivo con un estadounidense, un ruso, un chico de Barbados, y otros más. Soy el responsable de la casa. Flavio (Sosa) está en otra y un entrenador español está en la tercera casa. Es increíble convivir con personas de diferentes países, idiomas y culturas. Todos los días aprendés algo. Son chicos de 16, 17 y 18 años.

-¿Cuál es tu función?

-Estoy con los bloques de tecnificación. Acá son grupos de entrenamientos. Estoy más con chicos y chicas de categorías U13. Los jugadores que forman parte de la Academia tienen un mayor beneficio que los pibes del club. Además de los 3 días de entrenamientos de la semana, tienen dos días de tecnificación. Entrenan y juegan juntos, pero los chicos de la Academia tienen bloques de trabajos con mayor carga horaria. Conmigo vive un chico de Guinea Ecuatorial de categoría U14 que mide 2,02 metros. De esa edad y estatura hay 2 pibes. Hay una diversidad de jugadores con capacidades físicas increíbles que llegan de todas partes, entonces la competencia interna es muy fuerte. Y así como en mi Academia también pasa en los otros clubes.

-¿Entonces el torneo local es muy fuerte?

-No sabés lo que es. Acá el Real Madrid salió campeón en Junior, que es la U18 nuestra. Jugó con 3 pibes que están en el banco de suplentes del equipo que juega la Euroliga. El tercer base del Real Madrid que juega Euroliga también juega la local. Imaginate lo que es el torneo. En su momento, Luka Doncic tenía 17 años y jugaba la Euroliga con el Real Madrid y el fin de semana estaba jugando el torneo local. A ese nivel. Es de no creer.

ALGO PERSONAL

-Hablemos de los entrenamientos. ¿Dónde apuntan?.

-El manager deportivo coordina todo, te baja los lineamientos y te dice lo que se pretende con cada grupo. Las primeras semanas fue así. Después, cuando entré a conocer a los chicos el plan de trabajo los presenté yo mismo. Acá hay que entender que uno trabaja con prototipos de jugadores, de pibes con una proyección increíble. Imaginate, hay aleros de 17 años que miden 1,95 metros, alas-pivots de 2 metros y centros de más de 2 metros. Hay un chico de Bélgica que mide 2,11 metros. En uno de los grupos tengo un pibe de Mali, de 16 años, zurdo, de 2,07 metros. Ojo, esos chicos tienen los mismos problemas que encontrás en cualquier club de la Argentina: son pibes que les cuesta meter la bandeja con la mano inhábil, que deben corregir la técnica de carrera, las posturas, el dribbling y un montón de otras cuestiones. Lo que sí, uno sabe que está trabajando con chicos de unas condiciones físicas y un potencial muy marcado.

-¿Cómo te llevás con ellos?. Dirigís pibes de diferentes puntos del mundo.

-Me comunico en inglés. En la casa comparto con pibes de diferentes países. Hay un chico de Senegal que está hace 3 años. Ese pibe habla en su idioma nativo, en francés, en inglés y en español. Lo hace a la perfección. Aprendió estando acá. Cada uno de ellos con historias increíbles. Ese chico me contaba que aprendió inglés para poder entender en los entrenamientos y el castellano para poder ir al colegio. No le quedaba otra. La diversidad cultural que tengo a mi alrededor es de no creer.

-¿Estás en el lugar que soñabas como entrenador? -Y todavía falta. La competencia profesional es lo que más me atrapa, pero el desarrollo de jóvenes de calidad siempre fue un desafío muy grande. Ojo, no hay nada distinto de lo que en su momento hice en Ciclista, en Talleres o en La Unión. Es exactamente el mismo trabajo puesto en un lugar que está decidido a potenciar chicos con capacidades físicas privilegiadas. Eso me permite crecer de una manera exponencial. Estoy en un lugar de primer nivel. Hoy tengo la chance de disfrutar de Real Madrid ante el Valencia. Eso es un aprendizaje de valor, es estar en la vanguardia todo el tiempo. La tomo como una oportunidad de vida. Durará mucho o poco, pero lo vivo al máximo.

A LO LEJOS

-¿Cómo es Torrejón de Ardoz, la ciudad donde estás?

-Acá está el conocido parque Europa, un espacio donde se encuentran réplicas hechas a escala de los monumentos más importantes de Europa. Yo abro la ventana de mi habituación y veo la Torre Eiffel, y a una cuadra está la fontana de Trevi, y más allá la Puerta de Alcalá. Está buenísimo. Está a 30 minutos de Madrid. Semanas atrás me contactaron con Nicolás Laprovíttola y a través de él conseguí entrada para ver Real Madrid – Barcelona por la Euroliga, en el palco visitante.

-¿Y qué te sorprendió desde tu llegada? -Estoy impresionado con la política deportiva que hay en España. Cada municipio, o ayuntamiento como se llama, tienen sus polideportivos que son de un nivel top. Acá los pabellones son multideportes, con estadios con capacidades para 5000 personas. Para que se entienda, es como que en cada ciudad de Entre Ríos hay uno o dos predios con pistas de atletismo, natatorios, canchas de tenis cubiertas y abiertas, de fútbol, de balón mano, de rugby, fútbol sala y handball. Una locura. Y te repito, es el Municipio quien lo maneja, administra y lo mantiene.

FUENTE EL DIARIO