Estigarribia recibió el Premio «Sergio Kun Agüero» al máximo goleador de la décima edición

El delantero apuntaló la campaña histórica de Patronato, que finalizó como campeón después de superar a Talleres de Córdoba en la Final. «Es un logro merecido por el esfuerzo del grupo, que siempre dejó todo. Se lo dedico a los hinchas que nos acompañaron a lo largo de un año difícil», remarcó.El desenlace de la Final de la décima edición conllevó la conclusión de una tabla de goleadores que contó con dos protagonistas indiscutidos por la regularidad exhibida en las campañas destacadas de sus respectivos equipos. Marcelo Estigarribia y Jesús Dátolo finalizaron igualados en la cima con cuatro conversiones y mantuvieron una tendencia afianzada en la era moderna de la Copa Argentina: nunca se repitió el máximo anotador de la competencia.Patronato contó con el oficio del delantero oriundo de Villaguay (Entre Ríos) hace 27 años. En la previa a la décima edición, Estigarribia solamente había convertido un tanto por la competencia: el descuento en la caída de Defensores de Pronunciamiento ante Douglas Haig, correspondiente al encuentro de vuelta de la Segunda Fase eliminatoria A de la temporada 2018. Luego de un estreno infructuoso ante Colón de Santa Fe, hilvanó tres presentaciones consecutivas con goles. Le marcó un doblete crucial a Gimnasia La Plata en Octavos de Final, sentenció la igualdad parcial en el 2-2 contra River y, en la antesala al encuentro decisivo, abrió el marcador en el empate ante Boca. Si bien no logró aportar en la Final contra Talleres de Córdoba, cerró una producción determinante en el camino del Rojinegro hacia el subcampeonato.

El restante líder de la tabla de goleadores encontró un rol inusual en su prolongada trayectoria. A sus 38 años, Jesús Dátolo aportó tantos en las cuatro primeras presentaciones de Banfield en la Copa Argentina. Ingresó en el segundo tiempo contra Dock Sud y marcó el 2-1 parcial en la remontada; luego aportó un tiro libre que significó una de las ejecuciones de mayor belleza en la décima edición y sentenció la igualdad transitoria en el triunfo por 2-1 ante Unión de Santa Fe. El tanto que liquidó la victoria sobre Gimnasia de Jujuy y la apertura del marcador en el empate frente a Godoy Cruz sentenciaron su producción restante en una campaña que no tuvo el final inesperado a nivel individual y colectivo: una decisión técnica de Javier Sanguinetti, reemplazante de Claudio Vivas en la previa a las Semifinales, lo apartó del plantel y le impidió disputar el partido contra Talleres de Córdoba que sentenció la conclusión de la mejor actuación del Taladro.