Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com
 
   • Noticias de BASQUETBOL
BASQUETBOL - PROVINCIAL ( 15/08/2020 11:02:56 a.m.)
Carlos Álvarez tras su renuncia a la Federación Entrerriana: “Se necesitan nuevos perfiles de dirigentes, y yo ya tengo 73 años”

ImagenDespués de más de dos décadas como titular de la FBER, Carlos Álvarez contó detalles de su decisión. En una extensa entrevista con Revista Análisis hizo un repaso de lo que logró en su gestión. “Esta pandemia es una bisagra importante. Y la problemática me agarra con casi 40 años de dirigente. La verdad que el cansancio se siente”, dijo. “No creamos que las competencias provinciales que se vienen van a ser similares a las que veníamos organizando. Los clubes están quebrados. No es una frase hecha. Es la realidad”, agregó.

 

Pasaron algunos días de su renuncia como presidente de la Federación Entrerriana de Básquet, noticia que en pleno julio causó cierta sorpresa para algunos y para otros no tanto.

22 años al frente de la Federación no es un dato menor. Tiene su merito. Carlos Álvarez asumió cuando la FBER ya llevaba algunos años de ser intervenida, a fines de los ‘90. De ahí hasta la fecha fue el dirigente de referencia de esta entidad. Lo hizo con virtudes pero también con polémicas. Tuvo seguidores y también detractores, aunque nadie discute que el protagonista generó un cambio importante en la estructura de este deporte.

A continuación, reproducimos la extensa entrevista que tuvo con Revista Análisis, en su última edición.

-Imagino que te preguntaste, ¿y ahora qué?.

-Estoy tratando de poner cuerpo y mente a esta nueva realidad. Se trata de ya no estar con los dos teléfonos en la oreja todo el día, ni tener que pensar en la toma de decisiones permanentemente. Tratando de adaptarme, de ir abandonando la pasión y viendo en qué entretenerme. Antes estaba todo el día ocupado con el básquet, ahora no.

-¿Sentís que te liberaste con la renuncia o temés de arrepentirte de la decisión adoptada?.

-Sí, me liberé. Sé que lo voy a extrañar porque estuve más de 20 años como presidente. De pronto, nada entre las manos. Es un cambio muy fuerte. Ahora estoy viendo en qué entretenerme. Encontré algo de eso en buscar en los archivos, en la historia y en el recorrido que tengo como dirigente. Tengo miles de diapositivas, desde que me recibí como ingeniero forestal hasta etapas de dirigente. Quiero digitalizar todo. Tengo VHS que también quiero recomponer.

-¿Cómo fue que te hiciste cargo la Federación Entrerriana de Básquet?.

-Fue en el ’96 cuando el gobierno de la provincia interviene la Federación y designan a Caseros Sáenz como interventor. Ahí entraron juicios de los empleados contratados, del banco Municipal, inclusive se produjo el remate de todas las cosas de la Federación. Después de 2 años de la intervención y de la reunión normalizadora en el ’98, se confeccionó el nuevo estatuto. A esa altura, en la Federación no había nada de nada, solo deudas. Como habrá sido la situación que tras finalizar la Asamblea, Miguel Barón, quien iba a ser el Tesorero de ese momento, se cruzó a una librería y compró dos biromes, un cuaderno y una goma de borrar. Había que empezar a escribir y no había nada de nada. Vacía totalmente. Y ahí empezamos a funcionar de a poco.

-Hubo que arremangarse.

-En el plano administrativo, la Federación no existía ni funcionaba. Armamos la estructura desde cero. En el plano económico estaba fundida. Le habían rematado todo por los juicios. Hasta los trofeos fueron rematados. Y en lo deportivo, Entre Ríos en Mayores había descendido en el campeonato Argentino. Todo mal. Todo.

-Durante tu gestión hubo cambios muy importantes, en todo sentido. Ahora bien, ¿qué fue lo mejor que hiciste en la FBER?.

-Esto es subjetivo porque seguramente habrá gente que piense todo lo contrario. En primer lugar, creo que el haber armado una estructura que hoy no dependa de mi y que se maneje sin mi presencia es algo que destaco. Segundo, el haber puesto mucha atención a las selecciones provinciales. No tengo la cuenta, pero debemos andar entre 15 y 20 campeonatos Argentinos ganados entre Mayores e inferiores, tanto en varones y mujeres. El haber apostado a tener una fuerte estructura de selecciones provinciales durante mi período, con un fuerte   proceso de formación y demás, ha sido de gran valor. Lo hicimos con cuerpos técnicos estables, con base de datos de los jugadores y apostando a concentraciones de los planteles. Trabajamos fuerte durante mucho para que diferentes generaciones asimilen ese patrón de juego que tiene el básquet entrerriano. Desde hace tiempo los jugadores saben que pueden ser estrellas en sus clubes, pero en la selección de Entre Ríos es diferente.

-Lo tomas como un sello deportivo que se gestó en estos procesos.

-Claro. Es más, eso me significó mucho dolor de cabeza porque hubo padres que me putearon. Había chicos que llegaban a la selección con ínfulas tremendas porque eran figuras en sus clubes, y cuando en la selección jugaban 10 minutos los padres se las agarraban conmigo porque jugaban poco. Una locura. Hasta eso me comí en todo este tiempo. En mi gestión, los cuerpo técnicos siempre priorizaron equipos de trabajo. Nadie era más importante que el equipo.  

CON TABLERO

-La verdad, ¿porqué renunciaste?. En la nota que enviaste a tus pares no estaba todo. Me parece.

-Se juntaron varias cosas. Todo lo que puse en la nota de renuncia es lo central. No fue de una mañana a la otra. Lo medité mucho. En la última elección, allá por marzo de 2019, les pedí a los dirigentes no seguir. Ellos me pidieron que continuara un período más mientras se formaban mejor para manejar la Federación. Acepté pero con ciertas condiciones porque tenía viajes programados. Llegamos a un acuerdo para que siga, si bien tiempo después entendí que en ese momento ya tendría que haber dado el paso al costado. A veces uno está dentro de una agrupación donde lo hacen sentir que es indispensable y se come el caramelo. Yo no debía haberme comido ese caramelo, y lo comí.

-¿Entonces?

-En noviembre de 2019, volví hablar y les dije que no tenía sentido mi continuidad como presidente porque estaba mucho tiempo viajando, estaba más fuera que dentro del país. Les dije que presentaría la renuncia y otra vez me dijeron que no. Me dijeron “no renuncies. Pedía licencia hasta que termine el mandato y en marzo de 2021 te vas”. Les volví hacer caso. Después vino la pandemia. Y ahí se agregaron un montón de condimentos que es lo que puse en la nota para renunciar al cargo.

-La pandemia y la postergación de los torneos te dieron el empujón final.

-Esta pandemia es una bisagra importante. Cuando termine la pandemia, nada va ser igual. Un técnico de primer nivel internacional me dijo algo muy cierto. “ Si nosotros logramos que el 50 por ciento de los chicos vuelvan tras la pandemia, nos vamos a considerar más que satisfechos”. Los pibes llevan 5 meses de estar con la Play, de no hacer absolutamente nada. ¿Cómo hacés para motivarlos a que vuelvan?. Vas a tener que arrancar de cero. No sé si vamos abrir los cubes y los chicos van a volver así porque sí. En muchos clubes si vuelve el 50 por ciento de los pibes significa que 3 o 4 técnicos no van a tener más trabajo, al menos por un tiempo prolongado. Además, ¿cuántos dirigentes/colaboradores van a seguir destinando su tiempo al club como lo hacían a sabiendas que muchos están fundidos, perdieron su trabajo o quedaron muy comprometidos con sus economías?. Es una realidad. Además, ¿qué tipo de competencias se van a organizar ahora?. Hay que sentarse y repensar todo, desde la Mayor hasta los más chicos. No creamos que los torneos provinciales que se vienen serán similares a las que veníamos organizando. No, en absoluto. Ahora hay que buscar otros modelos.

- La Liga Provincial va a quedar resentida para su desarrollo.

-Por su puesto. Los clubes no van a estar en condiciones de afrontar estos torneos. Los clubes hoy están quebrados. No es una frase hecha. Es la realidad. Entonces, cómo hacemos para poner en funcionamiento todo esto.

-Y en este contexto y con toda esta problemática, vos no te ves con fuerzas como para recomponer esta estructura.

-Eso por un lado, y por otro entiendo que se necesitan nuevos perfiles de dirigentes, que sean capaces de repensar estas cuestiones…y yo ya tengo 73 años. De alguna manera, vamos a tener que arrancar de cero otra vez. Pregunto, ¿cuántos árbitros quedaron en actividad a sabiendas que este problema les generó que se queden sin ingresos?. Tuvieron que salir a buscar trabajo. Ese es un tema entre otros tantos. A mi esta problemática me agarra con casi 40 años de dirigente, y la verdad que el cansancio se siente.

-¿Quién crees que debería ser el dirigente indicado para encabezar la conducción de la FBER?.

-En marzo habrá elecciones en la Federación. Es un período de transición en el que todos se deberán prepararse. Habrá dirigentes que se sientan más capacitados que otros como para intentar encabezar esta movida.

-¿Nombres?. Los conoces a todos. A todos. Sabe bien quién está capacitado para hacerlo.

-No, no tengo un nombre como para decir “ debe ser fulano de tal”. Además, sería irresponsable de mi parte decirlo.

-No creo que sea así. Sos referente en el básquet de la Provincia. Hombre de consulta permanente.

-Pasa que tampoco termino de imaginarme el cómo se va a salir para adelante, entonces, es difícil decirte si es Juan, Pedro o Andrés el indicado. No tengo del todo claro de cómo vamos a quedar tras la pandemia. Para mi va ser importante ampliar el panorama en cuanto a dirigentes que trabajen en la Federación y en las Asociaciones. Lo negativo es que contar dirigentes en este momento no será sencillo.

DE FRENTE

-En todo este tiempo tuviste diferencias y roces fuertes con dirigentes de Paraná. ¿Porque chocaste tanto con la APB?

-Depende de las etapas. Con muchos de ellos hoy tengo una gran amistad, como con Atilio Carboni y Pascual Passarella. Voy a contar algo que me sucedió y nunca lo hice público. Cuando empezó la problemática de la Federación, a mediados del ´90, tuve un encontronazo muy fuerte con Mario Stoppello, por aquel entonces presidente de la APB. Con él tuve agarradas monumentales, hasta en televisión y en radios. Agarradas fuertes en el proceso previo a la normalización de la Federación. Pero después pasaron años y no nos vimos más. Nos encontramos tiempo después en una presentación de un Libro de su hijo, Julián Stoppello. Esa presentación fue en el estadio de Echagüe y Mario se me acercó, me saludó y me dijo: “Solo le quería decir que usted tenía razón, el básquet cambió”. Ese gesto de Mario fue la mayor palmada que me dieron en los más de 20 años al frente de la Federación. Fue una cosa que me marcó muchísimo. Con Mario me enfrenté y discutí mucho y muy fuerte, y que venga a reconocerme que yo tenía razón, me marcó para toda la vida.

-También tuviste diferencias profundas con Leandro Blanc.

-Sí, pero ya es historia. No tiene sentido. Igual, convocar a los clubes de Paraná a una Asamblea para plantear la separación de la Confederación y la Federación me parece que fue una verdadera locura. No sé como ocurrió o las cuestiones internas que manejó, pero que hubiera gente que siguiera esa postura fue preocupante. Ya está. Es pasado. Hoy las relaciones están mejor. Tal vez, que yo ya no esté más en la FEBER sirva para que todo mejore.

EL DATO

-¿Con cuántos clubes afiliados iniciaste tu proceso en la FBER y cuantos hay actualmente?.

-No me acuerdo con cuantos comenzamos. Hoy hay 55 clubes afiliados. Ves, ese es un dato para mostrar cómo se consolidó el trabajo con las selecciones provinciales en función de la cantidad de clubes y jugadores que tiene cada Federación. Por ejemplo, Buenos Aires tiene 310 clubes afiliados, Capital Federal anda cerca de los 130 clubes al igual que Córdoba. Y Santa Fe tiene algo más. Entonces, cuando hablamos del desarrollo que tienen las selecciones entrerrianas en los campeonatos Argentinos hay que ver estos números. Nosotros estamos discutiendo de igual a igual con Federaciones que son mucho más grandes que la nuestra. Las selecciones que tienen la cantidad de clubes similares a la nuestra están claramente por debajo de nosotros en desarrollo deportivo y en representación. Lo digo por Santiago del Estero o Mendoza. Repito, desde hace mucho estamos compitiendo de igual a igual con Federaciones que tienen 3 o 4 veces más clubes que nosotros. La ciudad de Rosario solo tiene la cantidad de clubes que tiene toda la provincia de Entre Ríos. Entonces, como no vamos a estar orgullosos.

 
 
 
 
 
©2009 - ParanaDeportes.com.ar - Director Periodistico: Pablo H. Rochi - Paraná - E. Rios - Argentina