Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com
 
   • Noticias de BASQUETBOL
BASQUETBOL - NACIONAL ( 09/04/2020 11:36:42 a.m.)
Horacio “Tato” López, el goleador uruguayo que marcó un record con Echagüe y que fue elegido el mejor de la historia en su país

ImagenAcaba de ser elegido como el mejor jugador de la historia del Básquetbol uruguayo. Tuvo un paso corto por Echagüe, pero suficiente para dejar huellas imborrables. En uno de sus encuentros, “Tato” López anotó 55 puntos. En la actualidad es la 6° mejor marca individual en la historia de la Liga Nacional. En Echagüe jugó en la temporada 93/94. Actualmente es profesor de básquetbol, periodista deportivo y escritor uruguayo.

 

Por Pablo Rochi  

Horacio “Tato” López fue uno de los jugadores más destacados y recordados que pasó por nuestra Liga Nacional. Alero, de movimientos exquisitos y una capacidad goleadora que no tenía límites, este uruguayo marcó una época importante cuando el básquet argentino seguía dando pasos importantes en su crecimiento como competencia y estructura deportiva.

Su incursión por Olimpo de Bahía Banca y Ferro Carril Oeste, esencialmente, fueron los momentos más sublimes por la Liga Argentina. Temido goleador y talentoso, este jugador dejó huellas en nuestro básquet.

Tal vez muchos no lo recuerdan, otros sí, pero Horacio “Tato” López también tuvo su paso por Echagüe. No fue por mucho tiempo, fue por pocos partidos; así y todo, fue una de las fichas foráneas más virtuosas que se puso la camiseta del “Negro”.

En uno de sus partidos, "Tato" López anotó 55 puntos. Fue memorable. Hoy esa marca es el 6° registro de mayor goleo individual en la historia de la Liga Nacional.

Ocurrió sobre el final de la temporada 1993/94, aquella campaña que Echagüe, a pesar del gran “Tato” López, terminó yéndose al descenso.

Para hacer referencia de su nombre y para comprender el calibre de esta personalidad, Horacio “Tato” López acaba de ser elegido como el mejor jugador de la historia del Básquetbol uruguayo según una encuesta realizada por la Liga Uruguaya de Básquetbol. Un verdadero crack.

En Echagüe jugó 18 partidos con un promedio de 29,2 puntos por encuentros y 39,6 minutos en cancha. Registró 51% en tiros de Dos Puntos, 40% en lanzamientos de Tres Puntos y 81% en Libres.

“Tato” López y Echagüe

Tuvo un paso fugaz, pero lo suficiente como para dejar su sello. Lástima que ocurrió en el momento de la debacle, cuando el descenso de Echagüe de la Liga Nacional a la desaparecida Liga Nacional B fue una “crónica de la muerte anunciada”.

“Tato” López fue contratado por la dirigencia de Echagüe cuando quedaba muy poco para finalizar aquel campeonato. Fue la última esperanza para intentar salvar al equipo del naufragio. Se apostó todo al temido goleador uruguayo. “Nos salva él o no nos salva nadie”, se dijo en aquel momento tras su fichaje.

Aquel elenco de Echagüe se había armado para intentar mantener la categoría. Era un plantel modesto, aunque también había jugadores de trayectoria: Charles Parker, Héctor “Chueco” Haile, Ricardo De Cecco, Edgard Merchant (nacionalizado), Guillermo Coisson y Horacio Borghese, entre otros, conformaban aquella plantilla dirigida por Miguel Volcan Sánchez y con Facundo Müller como asistente.

Aquella temporada empezó mal, siguió mal y terminó mal. Ni si quiera se salvó del aplazo el inolvidable Charles Parker, quien fue cesanteado por bajo rendimiento. Fue la última actuación de Parker en un equipo de Echagüe, por más que en Paraná, hasta el día de hoy, Charles sigue siendo “Dios”.

En sí, fueron épocas muy complicadas. Echagüe estaba sumergido en serios problemas económicos y el equipo no daba respuestas dentro del campo de juego como para soñar con la posibilidad de sostenerse en la elite.

Más derrotas que victorias, Miguel Volcan Sánchez decidió renunciar a la dirección técnica. En su cargo quedó Facundo Müller, quien con tan sólo 20 años se transformó en el entrenador más joven en dirigir un equipo en la Liga Nacional A.

En sí, nunca hubo química en el plantel y los resultados fueron derrumbando posibilidades. Un claro ejemplo fue la cantidad de fichas foráneas que pasaron esa temporada: Charles Parker, Kenny Austin, Daren Guest, Chris Washburn y Steve Mc Glothin. Ya sobre el final del campeonato se apostó a “todo o nada” y fue así que llegaron Horacio "Tato" López (con toda su experiencia y oficio) y el canadiense Greg Wiltjer, un pivot blanco, integrante de la selección de su país.

A pesar del intento, Echagüe no pudo salir del pozo. En los Playoffs por la Permanencia no estuvo a la altura y por más que “Tato “López mostró su jerarquía, el equipo terminó perdiendo la categoría.

LOS 55 PUNTOS DE TATO

El tiempo transcurrió, pasaron grandes jugadores, importantes goleadores pero su marca sigue ahí, intacta. Horacio "Tato" López una vez anotó 55 puntos con la camiseta de Echagüe. Hoy, 26 años después, ese registro se encuentra en el sexto lugar en el goleo individual de nuestra Liga Nacional.

Esa histórica labor ocurrió en el tercer partido de la serie por la Permanencia entre Echagüe y Gimnasia de Comodoro Rivadavia, encuentro que a la postre ganaron los chubutenses por 107-101 y así pudieron cerrar el mano a mano a su favor y mandar al AEC a otra zaranda en pos de quedarse en Primera.

Aquel encuentro tuvo una particularidad: dos jugadores concluyeron el partido al menos con 50 puntos. Así como “Tato” López anotó 55 tantos (jugó los 40 minutos), en Gimnasia el estadounidense Dexter Shouse concluyó con 50 unidades. Tremendo.

Echagüe había finalizado con el peor récord de la temporada regular y por ende debió jugar por la Permanencia. La primera instancia fue con Gimnasia.

Los de Comodoro Rivadavia ganaron los dos primeros encuentros de local. El tercer partido en Paraná, Echagüe estaba obligado a no perder para forzar la llave.

Previo a aquel partido, dirigentes, cuerpo técnico y jugadores de Gimnasia estaban muy preocupados: Dexter Shouse, el goleador del equipo, había desaparecido de la concentración y nadie sabía dónde estaba.

El estadounidense recién apareció un par de horas antes del encuentro acompañado por una mujer y un hombre. Atento a la importancia del partido y todo lo que estaba en juego, en Gimnasia a nadie se le ocurrió sancionar al moreno. “Había que ganar como sea”, se dijo.

Esa noche, Dexter Shouse la rompió con 50 puntos y lideró a Gimnasia a la victoria, a pesar de la tremenda noche de “Tato” López y sus históricos 55 tantos.

Después, Echagüe debió jugar otra serie pero con Gimnasia de Pergamino. Tampoco pudo y descendió.

QUÉ ES DE TU VIDA, “TATO”

Horacio Rodolfo López Usera, más conocido como “Tato” López, nació en Montevideo el 22 de enero de 1961. En su país está declarado como uno de los mejores deportistas de la historia “Charrúa”.

Tras su extraordinaria carrera como basquetbolista, “Tato” López continuó con su gran pasión: contar historias. Actualmente es profesor de básquetbol, periodista deportivo y escritor uruguayo.

En el año 2007 publicó el libro “La Vereda del Destino”, una autobiografía que combina su trayectoria en el básquet y su primer viaje por la India. Con aquel trabajo literario obtuvo el premio “Bartolomé Hidalgo revelación”, en el año 2007.

Tiempo atrás, editó su séptimo libro “Muzungo blues”, en el que relata las vivencias durante su último viaje a África.

Todos sus trabajos y sus columnas de opinión (muchas de ellas basadas en básquetbol) se pueden encontrar en su sitio digital (tatolopez.com). En ese portal, el ex Echagüe se presenta así:

“Mi nombre es Horacio Rodolfo López Usera, me llamo Tato. Soy del 61. Nací, crecí y vivo en Uruguay. Debuté en la Selección Uruguaya de mayores con quince años y jugué mi primer Sudamericano de adultos días después de haber cumplido dieciséis. A los treinta y siete años, ya retirado del básquet profesional, descubrí el universo de la mochila y vagué por los cinco continentes con ella al hombro. En esos periplos, sin otro interés que el placer de hacerlo, se manifestó la magia introspectiva de escribir.

Dejé de jugar al básquet, para viajar con mochila, poca plata y mucho tiempo. Intenté suplir esas dos o tres veces por semana de adrenalina pura a la cual estaba acostumbrado. Decidí ir a la India con mi libro de viajes. Todas las noches anotaba mis vivencias. Fue así que descubrí el placer de escribir”.

 
 
 
 
 
©2009 - ParanaDeportes.com.ar - Director Periodistico: Pablo H. Rochi - Paraná - E. Rios - Argentina