Después de perder con el filipino Pacquiao en Malasia, el boxeador argentino quedó en el ojo de la tormenta y se refirió a las críticas al llegar al país.